Aprender del miedo

April 16, 2018 3:02 am Published by

 

Todavía me pongo nervioso cuando tengo que presentar frente a cliente.
Si bien me toca continuamente hacerlo y según lo que me cuentan, lo hago de buena forma. Los nervios pre – presentación me persiguen como un verdadero asesino en serie.

Ahora, si no fuera por esos nervios, no me prepararía emocionalmente y técnicamente para ese momento y sólo apelaría al gentil y noble arte de improvisar.
Antes de ser el DGC que presenta frente al cliente y colegas, soy el que estudia, el aprendiz, el que no sabe nada de nada. Soy el que cuando camina va hablando solo, practicando el diálogo, muletillas, anécdotas e incluso chistes. Y eso lo aprendí aquí, en la práctica, en el día a día. La práctica y el conocimiento teórico, dan tranquilidad y seguridad.

Sé que con una buena idea podemos hacer o cerrar un negocio. El presupuesto se puede “muñequear” durante y post reunión. Pero si la idea es mala, mata las pasiones inmediatamente y no, no hay nada que hacer.
Sé que una buena idea bien contada, encanta y da esperanza al cliente de que por fin encontró a la agencia que siempre buscó y necesitó. Mi apuesta, mi desafío, es que mi argumento y mi relato, sea la que defina si el cliente se queda con nosotros, me gusta esa presión. Mi relato debe hacer que el cliente piense más en lo que podría hacer con nosotros, que en lo que le “dolerá” ese fee mensual.

¿Qué estudio antes de una presentación?. Simple. Números, referencias, competencias directas, indirectas, sustitutos, tendencias, últimas variables de consumo, me entrevisto con otros creativos, con colegas, con gente que no sabe de la marca, etc. Para sentirme bien seguro de lo que diré con las gráficas de fondo, debo estar bien informado, no se me puede pasar nada, no se nos puede pasar nada. La venta creativa es intangible, no se puede tocar, sólo se puede sentir, se debe hacer sentir.

“Hay que defender y argumentar la pieza gráfica” muchas veces decimos. Pero nos olvidamos de lo principal. La pieza debe ponerse los guantes y defenderse solita.
Es una mala práctica que tenemos, que tengo. Muestro la pieza y la comienzo a blindar con una muralla de adamantium. Y no, entendí que el cliente es quien debe interpretarla a su manera. Así también estratégicamente miro su reacción, escucho atentamente su comentario, busco profundizar en lo que él busca/quiere/necesita y con eso tomamos decisiones en conjunto. Nunca solo.

Para mí la creatividad se trata de conocimiento, de interpretación de interés por querer estar en constante movimiento de aprendizaje. Es preguntar, levantar la mano, investigar, mirar lo que hacen otros, observar, cuestionar, dudar, dejar que las cosas pasen, si comentemos un error, la invitación es a no cuestionar aquella decisión, si no aprender de ella.

Yo no sé de derrotas, porque de cada mal paso que doy, algo aprendo, algo rescato, los disfruto y lo aplico para que nunca más vuelva a pasar.

Saludos.

Nicolás Landauro Constanzo.
Director General Creativo Grupo Primal Chile.
Twitter / Instagram @xnelcx


  • Fanny Rosales

    Bien!!,se hace lo que se tiene que hacer, paso a paso utilizas los principios básicos para una perfecta Planificación, Organización, Dirección y Control, felicitaciones y éxito…

    • Nicolás Landauro Constanzo

      Se debe respetar y ser responsable con cada etapa. Aunque muchas veces también es bienvenida la improvisación, ojalá lo más fundamentada posible. <3