¿En qué momento dudaste de tu sueño?

April 23, 2018 4:35 am Published by

sueños

    Un hombre que no se alimenta de sus sueños envejece pronto.
    – William Shakespeare

 

¿Que quieres ser cuando grande?

A los 5 años tenía claro que quería ser cuando grande, donde quería vivir, que cosas quería tener, etc. Una claridad abismante para alguien de 5 años, claro que la mayoría de esa claridad era una mezcla del estereotipo implantado por el modelo social y la influencia aspiracional ,de todo quien desea entre juego y verdad saber qué pasaría si fuera millonario.

Ingeniero, médico o abogado, astronauta, bombero o el papa, es tan fácil soñar ¿se imaginan vivir en roma, y andar en un Ferrari con una modelo?

Cada semana cambiaba de profesión, el color o modelo del auto y el nombre de la modelo, hasta que un día me di cuenta que las matemáticas no me acompañaban y que estudiar ingeniera no resultaría, que mi memoria no era la mejor y que las leyes y sus artículos no eran para mí y que claramente el papa no andaba en Ferrari a lo loco en las calles de Roma, menos con una modelo al lado y de ser cura; ni hablar.

Quizás sólo seguíamos la presión de nuestros padres por perpetuar una dinastía de abogados, médicos etc. Con el paso del tiempo me ha quedado claro algo que a muchos padres aun no: la pasión no se hereda, nace o se hace pero nunca se hereda. La pasión es personal, única e intransferible y puede surgir de forma espontánea, a lo largo de tu vida o como influencia, pero no hay nada peor que forzarla.

¿Para cuantos no ha sido una presión tener que estudiar algo y ojalá sea lo que te guste porque no hay más plata para estudiar otra cosa? Porque la realidad para muchos es; estudias o trabajas. Y ojalá no tengas más hermanos estudiando, porque la opción se hace cada vez mas lejana.

¿Cuantos estudian alguna carrera que no quieren, se casaron sin quererlo, o están en negocios familiares por obligación? Para muchos la apariencia o el miedo al fallo es peor que decir NO, no quiero eso para mí.

¿Es peor ser tildado de vago, hippie, oveja negra y humillar a la familia? Es que no sabe nada compadre, el cabro me salió diseñador…estudio literatura, teatro, artes…una sentencia de muerte social. ¿Para quién sino para la sociedad misma? Haaaa pero al país le falta cultura, ¿dónde están las Mistral y los Neruda? Quizás están en un trabajo que no quieren, acumulando frustración, mientras la vida se les pasa añorando lo que les habría gustado hacer, pero no se pudo.

Y si tuviste presión a los 18, acuérdate la de los 23, cuando se supone están todos terminando la carrera y todavía te faltan dos años, y se acaba la beca y aumenta el crédito.

¿Qué paso cuando lo que debía pasar no paso? ¿Pasó en realidad? ¿Y ahora qué? La semilla de la decepción ya había germinado y era muy tarde para volver atrás, y así poco a poco la decepción nos va envolviendo y vemos que cada sueño, cada aspiración es  una quimera infantil que el modelo social se encarga de irnos cotejando. ¿25 y no te has casado? A tu edad ya tenía 2 hijos y una profesión. Bien por ustedes padres, pero la forma de medir el éxito ya no es la misma y acá está el primer punto, ya no debemos hablar de éxito en base a un modelo social, sino una medida de la felicidad personal; puede sonar egoísta, pero no nos confundamos con la apreciación en la forma de valorar las cosas; que yo piense en mí, no quiere decir que no piense en el resto; pero la sociedad crea una paradoja, te da un modelo de éxito individual ( tener , tener , tener) pero te recrimina que sólo pienses en ti…¿Quién lo entiende? ¿Dónde quedo el desarrollo humano y social? Quizás este ocupado comprando en algún mall.

¿Cuándo pasamos de tener todo claro a la más profunda incertidumbre? ¿Fue esa claridad nuestra alguna vez o todo fue la aspiración de un modelo que nos presiona socialmente para identificarnos en lo que llamamos éxito?

Cuando te decepciones del diseño o vuelvan esas voces inquisidoras recordándote que elegiste una carrera que no paga o da la seguridad de otras, recuerda que los bomberos siguen sin ser pagados en nuestro país, pero que su labor es imprescindible para vivir seguros y lo hacen por vocación, recuerda que el barrendero el chofer y el limpia vidrios son necesarios y que has tenido la inmensa fortuna de poder haber estudiado o elegido una carrera creativa para ayudar al mundo a ser un poco más feliz.

Si tienes un sueño, tienes un fin en la vida y para eso no hay plazos ni  edad y si buscas dificultades siempre las encontraras en una sociedad que está diseñada para tratar de meterte un palo en la rueda y hacerte caer.

Perseguir un fin en la vida no es egoísmo, es amor propio y esa es la única forma de validar lo que queremos ser y hacer. Siempre tendremos que pagar las consecuencias de nuestras decisiones, pero que no quede de nosotros que al menos no intentamos cumplir nuestro sueño.

 

Rafael Chávez S.
Director El Diario Diseño