¿Qué diseño quieres para el futuro?

September 24, 2018 4:50 am Published by

futuro

El futuro está oculto detrás de los hombres que lo hacen posible. 
-Anatole France

Para muchos el diseño es la expresión del utilitarismo; hacer cosas para ser usadas, productos para ser consumidos y servicios para solucionar  problemas específicos, todo con una constante; lo individual prima por sobre lo colectivo.

En los años que llevo en esto, he podido ver una tecnologización gradual pero intensiva de la profesión inherente a la velocidad de los tiempos. Nuevas tecnologías, programas y materiales, salen al mercado a veces más rápido que las ideas a plasmar en ellos.

Sin perjuicio de lo anterior, también he observado una proporcional falta de profundidad, calidad, necesidad y valor de los problemas a ser resueltos por el diseño.

Hoy parece ser más urgente la necesidad de “acelerar” hacia la estratosfera una nueva aplicación, hacerla rentable y conocida a nivel mundial, validada por miles de “me gusta”, estrellas y descargas, antes de analizar si el problema es solucionable o no, en qué nivel se está solucionando y cuanto valor perdurable este genera para sus usuarios. En otras palabras ¿es necesario, o no?

Parece que hubiésemos perdido la capacidad de asombro justo, cuando teníamos todas las herramientas para lograr lo que queríamos. ¿Dónde quedo el sueño?
¿Será que todo es tan rápido que ya no sabemos para dónde va el rumbo y solo basta el contentarnos con estar dentro de un barco, que no sabemos a donde va?

El siglo XX tenía el sueño de volar y en cien años, pasamos de un relato de Verne a pisar la luna. La conjunción de soñadores, pioneros, diseñadores, ingenieros y un sin número de personas, fueron capaces de hacer un sueño realidad, esos sueños que estamos llamados a hacer tangibles.

Existe casi un tabú a la idea de pensar y filosofar el diseño; raro en una formación académica que se esfuerza en los primeros años de carrera, de hacernos “pensar como diseñadores” ¿Qué es pensar como diseñador en un medio que no se da tiempo para esto?

Es irónico ver las mallas académicas y profesionales del medio evangelizar sobre el “Design Thinking”, cuando muchos de ellos no han desarrollado esta capacidad, más allá de haberse capacitado en una metodología que muchas veces usan de forma parcial o incorrecta.

Para muchos – por suerte no todos – hace de la situación de pensar y filosofar sobre el futuro del diseño, algo incómodo y vetusto por sobre quehaceres inmediatamente más prácticos. La predominancia del hacer frente al pensar. ¿Para qué saber el “porqué” y el “para que” de las cosas, si ya conocemos el “como” hacerlas?

Si no tenemos ninguna posibilidad de pensar y filosofar el futuro del diseño, estaremos cercenando la capacidad de proponer y soñar una visión colectiva para un futuro mejor.

Pensar y soñar sigue siendo gratis, no dejes de hacerlo.

Rafael Chávez S.
Director El Diario Diseño