Ya es tiempo

December 23, 2018 12:00 am Published by

La persistencia de la memoria. Salvador Dalí

El tiempo es la cosa más valiosa que una persona puede gastar
– Teofrasto

Si bien podría hacer de esta columna otra de las interminables listas de objetivos que no cumpliré el 2019 o una recopilación de lo que fue este año; prefiero que no sea así. Prefiero cerrarlo con una reflexión personal que ojala le sirva a quien se dé el tiempo de leer esto en un día 24 de diciembre, absorto en la vorágine de las fiestas, la visita a los parientes, los planes para el verano, pensando en el cambio de los regalos que no te gustarán o seguir trabajando en pendientes, como el grinch que escribe estas líneas.

De eso va esto; del tiempo, de darse el tiempo, ese escaso y esquivo concepto que ha logrado gobernarnos y hacer de nuestra vida un dulce calvario. ¿Cuántos no quisieron una máquina del tiempo para tomar otra decisión o un reloj de goma para alargar los minutos antes de una entrega? ¿Cuantos dudan aun si esto era lo que querían estudiar, si era lo que los hacia felices, lo que les daría plata?

Ya no es tiempo para eso, ya tomaste tu decisión y ahora te toca vivir con ello, seguiremos atormentados por el exceso de pasado, presente y futuro: depresión, estrés y ansiedad; la clave es aprender de cada uno y saber manejarlos a nuestro favor.

¿Qué mejor que recordar en que fallamos para no repetirlo, entender cómo hacemos las cosas para mejorarlas y qué no sabemos para aprenderlas? Siempre hay más tiempo para hacer lo que no se hizo, para arreglar las cosas o al menos para tratar de mejorar los errores que se hayan cometido. La edad, el dinero, los hijos, el trabajo; no hay excusas ni siquiera el tiempo, el maldito tiempo.

Con el presente como la única cosa cierta dentro de nuestra vida, solo nos queda tratar de usar nuestro propio proceso de diseño en ella; investiga, desarrolla, prototipa, produce, itera; el eterno ciclo de volver al inicio, cada vez más sabios, cada vez mejor, cada vez más simple. Y por lo malo que haya sido este año, por lo más difícil que se hayan dado las cosas, siempre podremos sacar alguna ganancia de todo eso.

Un buen amigo me dijo una vez: La vida profesional es como una maratón: un camino largo con subidas y bajadas, con mucha competencia y así todo vas solo, eres tu contra el mundo y debes saber perseverar hasta llegar a la meta.
La vida también se diseña y se mejora con cada experiencia; hagamos de ella nuestro mejor proceso.

No dejes de darte un tiempo solo para ti.

Rafael Chávez S. / Director El Diario Diseño.