Gracias por estudiar diseño

March 4, 2019 12:03 am Published by

gracias

A veces las cosas que nos parecen más comunes y corrientes se van perdiendo dentro de la vorágine de la vida profesional  junto con la importancia y peso específico que antes ocupaban en nuestro diario vivir.
Una de ellas, y la que considero una de las más importantes es haber tenido el coraje para estudiar diseño a pesar de todo ese negro panorama que se nos pintaba hacia el futuro. Casi ninguno de nosotros se ha dado el tiempo suficiente para recordar como fue el momento en que nos enfrentamos a esa decisión y menos considerar el aporte de quienes hoy se enfrentan a la misma situación.

Y es que es fácil para quienes llevamos años en esto, el mirarse a uno mismo en una línea temporal, entender la evolución propia que ha tenido nuestra forma de ver, hacer y vivir el diseño.

Para algunos esto es solo mirarse el ombligo, para otros un ejercicio necesario de auto conocimiento y evolución; pero hoy quiero agradecer a quienes a pesar de todo siguen alimentando el semillero del diseño, a quienes parten hoy sus clases y prefirieron esta carrera por sobre otras más seguras, mejor remuneradas y con una percepción más relevante para la sociedad.

¿Porque alguien en su sano juicio y habiendo logrado un promedio ponderado de 750 puntos en la PSU querría estudiar diseño? ¿Porque no elegiste medicina, ingeniería, leyes? Algo similar le pregunto mi padre a mi hermana cuando informo su decisión de estudiar arquitectura y, aunque muchos piensen que esta no es una mala profesión y que es mejor mirada que el diseño, aun así ante las otras opciones esta tenía menor peso que las carreras “tradicionales”.

Por suerte, aún hay quienes prefieren dedicarse a las carreras artísticas; literatura, teatro, artes visuales, diseño, etc. estas son las pocas y vitales maneras en que las sociedades van acumulando un repositorio de su identidad y donde sus expresiones logran representar el verdadero sentir de un tiempo, estilo y modo en particular en que vemos, sentimos y diseñamos nuestro país.

Cada año tenemos la oportunidad de sumar a nuestras filas nuevos agentes de cambio que podrán aportar a la transformación social, a las políticas públicas, al pensamiento de nuestra profesión; cada año sumamos “cheques a fecha” para un futuro mejor.

El día que nadie quiera estudiar diseño, será como la extinción de las abejas; no duraremos mucho sin él y habremos notado que no está, cuando ya sea demasiado tarde.

Gracias por estudiar diseño, gracias por confrontar la percepción social, una situación adversa, a tu familia, al qué dirán, al egoísmo y al ego que ensucia a la que pronto te darás cuenta es la profesión más linda del planeta y de la cual no te arrepentirás de haber elegido.

Espero que estas palabras lleguen a tiempo, ya sea al pasado o al futuro.

Gracias por continuar el legado de quienes crean el futuro.

Rafael Chávez S.
Director / El Diario Diseño