¿Quién es el legítimo dueño del trono de Hierro?

April 15, 2019 12:20 am Published by

 

 me

“La peor de las democracias es mil veces preferible a la mejor de las dictaduras.” – Ruy Barbosa

 

Estoy seguro que todo fanático de la serie de HBO esperó con ansias, que este domingo 14 de abril se estrenara el primer capítulo de la última temporada de esa serie, en que todos se pelean una sillita llena de espadas.

Desde que conocí el mundo del diseño, debo reconocer que tuve esa misma sensación de pelea por un reino. Allá por el año 2006, donde inicié una suerte de peregrinaje o viaje espiritual en una serie de agrupaciones de diseño, hasta cierto punto “progresistas” (o eso al menos, jurábamos de barriga en el piso que eran) pude ver como todos y cada uno peleaba por ser, el ente que representaba a más diseñadores, ya sea por volumen de usuarios, por los contenidos que se entregaban o bien usando el clásico argumento de ser el único ente con personalidad jurídica que los reconocía como ente gremial (pero que lamentablemente, tenía una muy baja capacidad de representación y adherentes).

Han pasado los años, las canas de a poco van a apareciendo, sin embargo, veo el mismo escenario y sorpresa, las mismas personas, en los mismos cargos, cosa que da cuenta de una muy baja movilidad o bien, de un muy bajo interés del resto de la comunidad de diseñadores para producir cambios.

Si acaso es bueno o malo que las personas o representantes no cambien, no soy quién para decirlo, pero si estoy claro de una cosa, apelando a las sabias palabras de Juanito Nieves: “Da lo mismo quien está a cargo, lo que importa es la supervivencia”.
Siempre he cuestionado que las discusiones se suelen enfocar en lo menos importante, dejando de lado lo que trasciende, el desarrollo y validación de una actividad que en chile al menos, está en pañales.
A modo personal, considero que el orden de los factores, en esta ocasión, si altera el producto y que lo más importante, no debe ser quién esté a cargo de un trono, sino más bien, que ese trono valga algo.

Eso ocurrirá, presumo, cuando la disciplina del diseño sea reconocida por la sociedad, y esta le dé el valor que le corresponde dentro de nuestro país. Cuando ese momento llegue, quizás se produzca un milagro y en el proceso, empiece a dar lo mismo quien represente a más personas, puesto que lo que realmente importa, es vencer a los caminantes.

Ojalá que cuando esto ocurra, quienes se sienten en el trono, – trono que actualmente no es ni de mimbre- , sean personas que tenga esa visión y logren generar un discurso de unidad, erradicando las peleas de egos y “yoismos”. Los cambios pueden ser buenos o malos, pero es necesario que ocurran, sólo así las sociedades avanzan.

Insto a las nuevas generaciones de diseñadores a alzar la voz, a hacer sentir su presencia, a pelear por los espacios de representación, pero sólo si tienen en vista el beneficio de una disciplina, dejando de lado egos, deseos de figuración o intereses personales.

A su vez, espero que quienes han estado por muchos años a la cabeza de entes representativos, piensen en dar un paso al costado, no se preocupen, la historia se encargará de premiar sus gestiones si fueron positivas, pero ya es necesario darle tiraje a la chimenea y dejar que otras personas hagan el relevo. Marcelo Salas fue un excelente delantero, pero llego un punto en que debió colgar los chuteadores.

Julio Mejías G. / Abogado