Identidad; una cuestión de puntos de vista

July 8, 2019 1:09 am Published by

punto de vista

Si cada necesidad es observada como un desafío, podemos decir que estas son el aliciente para generar un amplio abanico de soluciones. También debemos entender que el proceso para crear ese abanico de distintas soluciones no es un proceso inmediato; sino más bien la apertura a distintos caminos que nos llevarán a esas múltiples soluciones factibles.

Si bien lo anterior pareciera algo asumido por todos, debemos tener claro que la observación en sí misma no responde a un solo método rígido; y más allá de las metodologías tradicionales, al ser una condición humana, la observación se ve muchas veces influida respecto al dogma de su observador; ya sea cultural, religioso, filosófico, cosmológico o de otra estirpe, los puntos de vista son la primera desviación al flujo “salvaje” de la solución visceral que podríamos dar en un estado puro de absoluta humanidad limpio de influencias.

La verdad es que nunca consideramos este punto a la hora de diseñar una solución, ya que mucho del factor social, es compartido por las formas del mercado. La industria global ya desde la primera revolución industrial y sus sucesivas etapas, ha ido determinando la forma en que las soluciones se llevan a cabo. Por una parte ha resultado genial, ya no debemos preocuparnos por no hablar el mismo idioma, sino que de compartir un mismo lenguaje de diseño, que sea compatible técnicamente, para llevar un pliego de requerimientos técnicos hasta el desarrollo del producto solicitado, pudiendo diseñar en Chile y fabricar en China sin problemas.

Esto nos ha generado una nueva paradoja: la falta de identidad en un mundo global. El nuevo diseño global es incapaz de demostrar nacionalidad. Es uno de los pequeños grandes contratiempos de la evolución de un mundo conectado, en donde la aldea global fusiona sus características para convertirse en una sola.

Siempre que se hace una analogía sobre como seria un planeta extraterrestre, lo vemos como algo unificado ¿se han percatado de eso? Un mismo tipo de idioma, color de piel, morfología, etc. Quizás esa es la utopía del diseño; llegar a las soluciones finales que nos quitarán la personalidad individual y que nos entregarán una identidad cósmica.

Quizás la verdadera identidad del diseño, sea el “como hacer” y no el “que se hace”, cuando entendamos eso, quizás habremos dado un paso en la dirección correcta. Solo les pido que por ahora no sigan cayendo en la idea patriotera de identidad simbólica facilista; pintando todo tricolor o forzando materiales y simbologías de culturas que no logramos entender, solo para justificar un “rescate”.

La cultura no necesita ser rescatada, necesita ser difundida, entendida e investigada para entender su significado y decodificar su visión cosmológica. Quizás las culturas antiguas lograron el diseño definitivo hace miles de años y hoy solo hemos vuelto a cero intentando ser la sombra de una identidad perdida hace generaciones.

El diseño debe ser entendido como un medio sistémico; un organismo complejo que se compone de múltiples capaz y el cual aún no entendemos a cabalidad. Quizás en su entendimiento logremos la unificación de los puntos de vista y la verdadera identidad como profesión.

Rafael Chávez
Director / El Diario Diseño.