Legión free-lanza

July 15, 2019 1:46 am Published by

legion

Mi amigo Francisco, diseñador gráfico quien llegado de región a la capital logro sobrevivir a los altibajos del trabajo independiente, fue quien acuño el termino freelanza o al menos fue a el a quien se lo escuche por primera vez. A su parecer el trabajo que realizaba para mantenerse con vida mes a mes era muy similar al “trabajo” de un lanza callejero, buscando día a día la oportunidad de “pillar” a un cliente que le diera el sustento, sin importar el tamaño del botín.

Si tenías suerte, podías pasar al escalafón de lanza internacional; donde ya con una banda más organizada de tus pares, podías ofrecer servicios de forma grupal, claro que nunca de manera formal, sin empresa, ojala sin boleta y con adelanto en efectivo.

Ser un freelance es complicado; eres como el músico de sesión siempre parchando la falta de otros y rogando por la oportunidad para ser el titular de una agrupación que te hará rico y famoso, o al menos un ser más estable que pueda darse el gusto de la promo del completo con shop de medio sin la culpa de quedarte sin la plata para pagar la renta.

Eres el ángel de la guarda del  que salió con licencia o de vacaciones, pero nunca la primera opción para un trabajo fijo. Un amigo saca cachos o el chivo expiatorio de alguien -a veces- medio inepto que te pasa sus pegas y que se lleva el crédito. Así era francisco hasta que opto por un trabajo formal.

El freelanceo cansa, desgasta el alma y te deja con una insoluble sensación de siempre estar al debe, como si todo fuera el paso previo a poder pegarle el palo al gato y tener un poco mas de estabilidad y una buena excusa para calmar a tu familia que siempre te ve al filo de la línea de pobreza. Al menos así fue para mí hasta que tuve trabajo fijo.

Ya no tengo trabajo fijo y volví a las pistas del freelance, la única diferencia es que ahora que tengo empresa te dicen “emprendedor”, Microempresario” o “mipyme” y te cuesta el triple encontrar trabajo porque el mercado tiene la idea de que te tiene que pagar más por lo que con el freelance les saldrá más barato. Quizás por eso se abusa del independiente; te saben necesitado –como todos- de cualquier tipo de trabajo y te ofrecen el vuelto del pan para sacarlo.

Eres una versión pobre de  MacGyver, haciendo magia para sacar el trabajo atrasado de alguien más en un cuarto del tiempo normal.

Conozco pocos freelancers que han podido salir airosos y mantenerse firmes durante el tiempo siendo exitosos  en su línea de trabajo bajo toda adversidad y sin haber pisado nunca una agencia, un logro admirable, forjado a pura perseverancia y porfía como todo independiente.

Nadie nos crió para independientes, todas las universidades siguen viendo a sus alumnos como empleados potenciales y declamando en sus perfiles de egreso, que la empleabilidad es alta, que te puedes desempeñar en equipos, pero poco y nada de trabajar solo, sabemos que nadie esta esperándonos con un contrato listo al sacar el titulo y la opción es partir por las de uno.

Los freelance son hoy en día la legión más poderosa de todas, miles de diseñadores componen una de las fuerzas laborales más grandes dentro de las industrias creativas y el mercado y los clientes aún no se dan cuenta de eso.

No te desesperes si no encuentras trabajo fijo a la primera, no te aflijas si solo tienes trabajos esporádicos o parchas el de otros. Se puede vivir de esto, se puede ganar experiencia y tener éxito. Voh dale nomas.

Rafael Chávez
Director /El Diario Diseño