Horror Vacui

September 22, 2019 10:41 pm Published by

vacio

Horror es la palabra definir para la reacción al terror; a la sensación de indefección, sentirse desnudo y frágil a merced de todo y todos al mismo tiempo, como un balde de agua fría que te paraliza el alma y los sentidos; estas solo y dependes de ti pero sabes que esa es la persona en que menos puedes confiar en ese momento cuando reaccionar es la única solución; quieres a tu mamá para llorar en su regazo y que te diga que todo va a estar bien como cuando te arañabas la rodilla y llegabas enjuagándote las lágrimas ante su presencia acogedora donde todo el dolor desaparecía.

Ahora estas solo, por las tuyas y hay que tratar de salir de ese pantano donde estas atascado, pero el cuerpo no responde y pareciera que la urgencia de salir de ahí nos hunde con una sutil y brutal consistencia, como si ese ser pudiese oler nuestro miedo y gozara alimentarse de nuestro confuso y torpe pánico.

Crear es someterse a esas sensaciones y el vacío es la mayor causa de estrés traumático en las actividades creativas. Ser creativos depende tanto de obtener el resultado esperado, que somos capaces de morir de horror vacui antes de haber esbozado la primera línea, tirado la primera idea o siquiera haber pensado en un concepto.

Nos sumimos en la idea de una genialidad de auto denominado creativos, que al final hemos terminado creyéndonos el tema y lo que es peor, sucumbiendo a sus irreales expectativas.

No hay peor mal que la genialidad y más aún el creer tenerla por derecho propio de la profesión. El genio real es una mente atribulada por su condición; un volcán en constante erupción de ideas que es incapaz de plasmar fuera de sí y que terminan por inundarlo, a su vez el auto denominado genio le pesa el título de algo que se ve obligado a probar sin saber si será capaz de logar; he ahí la fuente de su miedo constante. Ahora imagina un mercado saturado de seres en la misma situación, es lo más parecido a una bomba nuclear a punto de explotar.

Quizás por eso este medio es violento y con ansias de mostrarse y cacarear hasta el más ínfimo logro por mínimo, repetido y fugaz que sea; quizás es una actitud provocada por un estado de ánimo ansioso, presionado y en constante búsqueda de liberar la presión que este horror a la no genialidad le provoca.

La creatividad es el resultado de un proceso que muchas veces nos saltamos o negamos a recorrer antes de dar una solución y, la solución es tan simple y a la vez compleja como darnos el tiempo que no tenemos para concretar ese proceso que no hacemos.

Pero no seamos mal pensados, quizás el miedo es el estímulo incomprendido; como ese perro que te persigue por cuadras y te ladra queriendo quizás -en su lenguaje- apoyarte y advertirte de algo grave, pero eres incapaz de entenderlo y solo reaccionas de forma visceral y arrancas despavorido ante su presencia.

Mientras más nos enfrentamos al miedo con mayor entereza seremos capaces de afrontarlo, mientras más guardemos en la cuenta de ahorro creativa –libretas, notas, dibujos- más simple será salir del paso ante el vacío asolador de la página en blanco.

Rafael Chávez S.
Director / El Diario Diseño