Otro Diseño por Chile

October 21, 2019 1:42 am Published by

thoreau

“Los hombres hemos nacido para ayudarnos como lo hacen los pies, las manos y los ojos, todos en pares; es cosa contra naturaleza que unos a otros nos ofendamos” Marco Aurelio

Hemos sufrido otra catástrofe natural; una imposible de medir en grados ni escalas, pero que nos ha dañado hasta los cimientos y de la cual sabemos que sabremos recuperarnos como siempre lo hemos hecho.
Es pronto para hablar de su responsabilidad y consecuencias; pero la sociedad en su conjunto ha sido dañada en todos los niveles, aplastada por fuerzas inconmensurables de las que poco entiende los porqués, pero de la cual todos resentimos los cómos.

Hoy se ha despertado una vez más la voz de la conciencia y, sin tener autoridad moral sobre ella, no tenemos más que responder con la mayor voluntad hacia todo lo que sea capaz de aportar a reconstruirnos como sociedad que avanza hacia el futuro.

Para el 27 F, tenía muy claro como los diseñadores podríamos aportar después de un terremoto; hoy es difícil actuar ante un problema con tramas de necesidad y dilema que no tiene una forma definida de producto o servicio, pero sí una gran urgencia, los desafíos son muchos y los diseñadores tenemos la obligación de ser protagonistas en su solución. Trabajamos con la empatía, donde el usuario es más que un cliente, sino el humano que le da sentido al valor creado. Algo podremos hacer; algo hay que hacer.

Se lo fútil e infructuosa que será cualquiera de mis palabras intentando explicar algo que aún no logro procesar con claridad, por lo cual les dejo las que he tomado prestadas y que con mayor claridad se acercan a la esencia de este sentir:

“Pienso con toda el alma en la máxima “El mejor gobierno es el que ha de gobernar menos”, y me gustaría ratificarlo más rápida y sistemáticamente. En realidad es en algo que también creo: “El mejor gobierno es el que no tiene que gobernar en absoluto”. Y cuando los pueblos estén preparados para ello, ése será el tipo de gobierno que tengan.
En el mejor de los casos, el gobierno no es más que una comodidad, pero en su mayoría los gobiernos son incómodos y todos han resultados serlo en alguna circunstancia.

El gobierno en sí, que es tan sólo el modo escogido por el pueblo para ejecutar su voluntad, está igualmente sujeto al abuso y la corrupción antes de que el pueblo pueda actuar a través suyo.

Los gobiernos demuestran, cuán exitoso es imponerse a los hombres y aún, hacerse ellos mismos sus propias imposiciones para su beneficio. Sin embargo, este gobierno nunca puso en marcha una empresa, salvo por el alboroto con el que sacó pecho. No mantiene al país libre. No deja al Oeste establecido. No educa.

El carácter inherente al pueblo americano es el responsable de todo lo que se ha conseguido, y hubiera hecho mucho más si el gobierno no les hubiera puesto una trampa, como ha ocurrido tantas veces.

Pero, para referirme en forma práctica y como ciudadano, a diferencia de aquellos que se llaman “antigobiernistas”, yo pido, no como “antigobiernista” sino como ciudadano, de inmediato un mejor gobierno. Permítasele a cada individuo la clase de gobierno que lo impulsaría a respetarlo y eso ya sería un paso ganado para conseguir ese respeto.

¿No puede existir un gobierno en el que las mayorías no decidan de manera virtual lo correcto y lo incorrecto- sino a conciencia? ¿Tiene el ciudadano en algún momento que entregarle su conciencia al legislador?¿Para qué sirve entonces la conciencia individual? Todos los hombres reconocen el derecho a la revolución; es decir, el derecho a negarse a la obediencia y poner resistencia al gobierno cuando este es tirano o su ineficiencia es mayor e insoportable”.

Henry David Thoreau
Extracto del Ensayo sobre la Desobediencia Civil (1845)

Rafael Chávez S.
Director/ El Diario Diseño