Rediseño para Chile; partamos por casa

November 4, 2019 1:25 am Published by

rediseño

Estamos en un punto donde en pedir no hay engaño, ni miedo, ni tiempo. Hoy podemos salir a la calle y cartel en mano podemos pedir por lo que consideremos justo y necesario, digno y humano venga de donde venga. Si bien pedir es fácil y no se requiere más que el sentido común sobre que lo que se pide, la mayoría, sino todas las demandas son viables y/o factibles en gran medida, y la paciencia se agota.

Para muchos el verdadero sentido de una petición ya sea en marcha, paro o cualquier formato, es aparte de demostrar su descontento y sus dolores, hacer presión para que su situación se repare de forma definitiva y en un corto plazo; le pedimos a los que pueden hacerlo que hagan su pega, nada más y nada menos ya que si nosotros pudiéramos solucionar nuestros propios problemas la cosa sería distinta… ¿o no?

Los diseñadores y su mercado hablamos de comenzar a propiciar los cambios desde la profesión y es justo ahí donde nos comienza a apretar el zapato. Hagamos un acto de empatía y auto reconocimiento; ¿Si las marchas fueran de reivindicaciones y justicia social para el diseño que pediríamos? ¿Qué escucharíamos de los colegas en la calle? Les dejo varias que escuche:

“Solo siguen sesgando y potenciando a los amigos y los mismos de siempre hay una autodenominada élite del diseño que hace todo entre cuatro paredes que no pesca al resto”

“El Diseño es un mercado ruin, donde la elite fija las directrices de lo que es ser diseñador y tener éxito significa; si no estás en su grupo no existes”

“¿Cuando las empresas de diseño pagarán las prácticas con un sueldo digno y no con cien mil al mes? ¿Cuántas pagarán un sueldo mínimo de quinientos mil líquido a estudiantes que estudian 4 o 5 años promedio?”

“¿Cuándo nos pagarán las horas extra en las oficinas o agencias? ¿Cuándo las reconocerán como hora legalmente trabajada y no solo diez lucas más y el taxi después del evento que cubriste?”

“¿Porque las oficinas y agencias contratan practicantes y abusan de ellos dándoles carga de trabajo de profesionales ya egresados por un sueldo proporcionalmente irrisorio?”

Sueldos, horarios, respeto, participación ¿les parecen demandas conocidas? Al parecer todos queremos lo mismo, pero no todos están dispuestos a darlo.

Si queremos y demandamos cambio, debemos partir por casa. El rediseño del diseño está en las pequeñas grandes acciones que no harán los políticos, ni una nueva ley laboral, ni el aumento del sueldo mínimo, ni siquiera una nueva constitución, ¿sabes por qué? Por qué seguimos pateando la pelota al córner, a ver si otro la agarra y nos hace la pega que no queremos y lo usamos como excusa para no hacer nada.

El modelo de abuso se perpetúa en quienes lo avalan con sus acciones, la responsabilidad social empresarial parte por las personas que conforman las empresas, desde un freelance a una agencia multinacional.
Antes de pensar acciones para la comunidad o la sociedad, primero se debe empezar por casa, evaluando los niveles de responsabilidad con los colaboradores de la propia organización, eso es hacer un cambio, eso es re diseñar el modelo y está en nuestras manos.

Debemos asumir la responsabilidad como actores de la sociedad, así como le pedimos a la clase gobernante que lo haga. El camino es largo y tortuoso, pero se inicia con un pequeño paso. Debemos ser el cambio que queremos ver, propiciar el futuro que queremos para los demás y nuestra profesión.
Tenemos un deber más allá de reclamar por las propias instituciones del diseño que no funcionan o no nos representan.

Gracias a quienes lo han entendido; trabajando en equipo desde un co-work o sus propias casas, haciendo fuerza entre freelancers, pagando lo ético antes que lo justo, entendiendo a las personas no como un recurso humano y trabajando día a día desde su propio espacio para cambiarlo todo.
No dejemos de reclamar lo justo y de hacerlo posible, por mano propia.

 
Rafael Chávez S.
Director/El Diario Diseño